Busca el orden en el caos


Las placas tectónicas de nuestra existencia tienden a chocar en los momentos más inapropiados. Y es que cuando menos te lo esperas empiezas a notar un temblor, las paredes se empiezan a mover y antes de que te quieras dar cuenta te ves en medio de un montón de escombros que un minuto antes eran lo que llamabas rutina. No te queda más que tratar de salir lo antes posible de ese montón de escombros, ponerte una mascarilla para no ahogarte con el polvo y llevar a cabo eso de lo que los psicólogos (esos señores tan listos) llaman resiliencia.

chica_entre_escombros_de_cuidad-1440x900

Y por algún sitio tienes que empezar. En mi opinión lo primero que se debe hacer es no tocar nada. En la medida de lo posible mantén la calma y párate a pensar qué ha ocurrido y a causa de qué. Cuál es tu papel en ese caos. Lo que ha ocurrido ha ocurrido y que gires las manecillas del reloj en la dirección opuesta no va a hacer que nada vuelva a su lugar original. Tienes que empezar a asumir que todo ha cambiado.
Analiza como has llegado a ese punto y reflexiona. Apunta tus errores, más adelante te servirán. No te victimices. Todos todos nos equivocamos y todos nos rodeamos de personas y cosas que no podemos controlar. No significa que el mal te persiga, significa que eres humano y estás vivo.
Una vez has aceptado lo anterior, valórate. Algo salió mal en lo que tenías planeado pero no significa que no puedas crear algo nuevo. Confía en ti mismo. Trata de poner humor al asunto sin olvidar los errores que ya cometiste para que no vuelvan a ocurrir. Tienes una ventaja a partir de ahora sobre los demás y es que ya sabes lo que no debes hacer.

Toma una actitud positiva a partir de este momento y busca una motivación para volver a darle forma al caos. Seguro que tienes mas de una y más de diez.

La vida son caricias y golpes alternados sin orden. Puedes recibir veinte golpes y una caricia en un año y luego solo recibir caricias durante meses. Recuerda que no puedes controlar cómo van a venir las cosas pero sí que puedes decidir cómo tomártelas.