Lo bueno de la experiencia


Me voy haciendo un poco mayor, y sé que más de uno y mas de cien me pegarían por esta frase, pero me da igual. Yo siento vértigo cuando voy aun cumpleaños de mis amigos y miro las velas (el mío es de los últimos)El más inteligente es el que dejó de sumar y lleva 13 años cumpliendo 21 años. No solo se anima él con su negación de la realidad, nos anima a todos.

El caso es que cumplir años lleva sus cosas buenas y sus cosas malas. Las malas las conocemos todos y ademas no me apetece deprimirme…que ya llevo unos días delicaditos. De las buenas, la mejor, para mí, si duda es la experiencia. Me acuerdo cuando empezaba a pasar consulta y nadie me conocía. A todo el mundo le tenía que explicar a qué me dedicaba y luego en qué consistía aquello a lo que me dedicaba. Hoy por hoy tengo la suerte de que no sea así.
Esta mañana me ha llamado una mujer con un acento que no ubicaba yo exactamente en el lugar pero que tiraba hacia el sur. Lo curioso es que había oído hablar de mí en Castellón. Me decía que le había dado mi teléfono allí, un chico de una fábrica y que aunque tuviera que viajar para llegar hasta mí me pidiera consulta porque le daría la solución a su problema. El caso es que la mujer no venía de Castellón, me llamaba desde Murcia para preguntarme cuándo podía darle cita (y por supuesto la veré la próxima semana).
Pero no deja de sorprenderme hasta donde puede llegar el trabajo que haces desde una pequeña consulta en el centro de Alicante. Y le mando las gracias y un abrazo a aquel chico que le dio mi teléfono desde Castellón. Ahora no recuerdo desde qué lugar ha venido cada uno de mis pacientes pero seguro que él no es uno de los que van diciendo por ahí que los psicólogos no sirven para nada.

TerapiaDibujo