Cuando mueres pero lates. (#cajas olvidadas)


Me he despertado hoy recordando este relato. Supongo que a raíz de ver Perdiendo el Norte (de la que subiré la crítica en breve) y empatizar con el personaje al que da vida José Sacristán.

Desmontando a Kate

A mi tío Ele, que falleció hace dos noches y que incluso con 92 años y muerto seguía siendo elegante.

Un día, tras una noche de pesadillas, te despiertas y extrañas tu cama. No sabes como has llegado hasta ahí, pero estás donde estás y eso no puedes cambiarlo. Te incorporas en la cama y luego te pones en pie. Vas descalzo y buscas algo que separe tus piel del suelo. Frente a ti hay dos trozos de algo similar a la felpa, del tamaño perfecto para poder caminar con ellos, además tienen un hueco por el que meter los dedos, qué casualidad, piensas. Caminas buscando un baño y por el pasillo te cruzas a una señora que te dice buenos dias, respondes, por cortesía: -buenos dias señora. Ella te responde con una sonrisa. No le sorprende tu respuesta porque siempre has sido amable y divertido. Tú sigues sin entender…

Ver la entrada original 292 palabras más