EL TIEMPO DE LOS HEROES.


Una novela de JAVIER REVERTE.

  • Nº de páginas: 608 págs.
  • Editorial: PLAZA & JANES EDITORES

Manuel Avilés

El-tiempo-de-los-heroes-i1n9874071La guerra civil española no fue una broma. Fue una tragedia en la que centenares de miles murieron, centenares de miles huyeron y muchos miles más cayeron presos de una dictadura que pretendió desde el primer momento el exterminio del contrario. Franco – que se hizo con el poder por la muerte de Sanjurjo y de Mola- prefirió alargar la guerra para acabar con cualquier tipo de disidencia colocándolas a todas bajo el epígrafe de comunistas o integrantes del complot judeomasónico internacional.

Javier Reverte en esta obra narra la guerra civil a través del relato de Juan Guilloto, conocido con el apodo de Modesto, general del ejército republicano y un genio de la estrategia militar. Modesto no era militar de carrera. Nacido en el Puerto de Santamaria trabajaba como tonelero  en las bodegas de Osborne y  militaba del Partido comunista. Ascendió en el ejército republicano a fuerza de hacer bien las cosas, aunque supiera, desde mucho antes de producirse, que la guerra estaba perdida.

El autor – maestro de la narrativa- nos da una vuelta, nos hace visitar desde una posición privilegiada gracias a sus descripciones, a los diálogos entre las figuras principales de esta guerra, las batallas míticas de la misma: Brunete, Teruel, la batalla del Ebro. En ellas vemos el sufrimiento y la muerte de cerca. La guerra tiene poco de poético. En las trincheras se muere, se sufren enfermedades, se pasa hambre, frío y sed. También la huida o la evacuación de los líderes republicanos desde la llamada “Posición Yuste” en Petrel, Alicante, cuando la caída de la última ciudad republicana era inminente.

Baste un trozo de esta novela – que me atrevo a copiar al pie de la letra- para darnos una idea de lo que estamos diciendo:

“Eran tantos los muertos – está hablando de la batalla de Teruel- ya tan fiera la lucha, tal la ausencia de tregua alguna, que ni uno ni otro bando recogían a sus caídos para enterrarlos. Quien no haya visto un campo de batalla plagado de cuerpos de hombres jóvenes, ya vacíos de sangre y de palabras, no puede saber lo que significa la terrible dimensión de la guerra y de la muerte”.

Una grandísima novela histórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s