Truman (con @bombitadarin y @javiercamara1)


El pasado sábado mi madre me llevó al cine. Como sabéis ando bastante encerrada estudiando oposiciones últimamente y dedico poco tiempo al ocio o a las relaciones sociales fuera del ordenador, qué triste. Pero mi madre me hizo una oferta que no podía rechazar, me dijo “te hace un cine + montaditos?” y claro, a ver quién dice que no. Le dije que eligiera ella la película y sacó entradas por internet. Una vez allí entramos a la sala y lo único que sabía era que el protagonista sería Ricardo Darín, cosa que ya para mí resultaba una garantía.

fotonoticia_20140515124812_800Truman -ese era el título de la película que empezaba a proyectarse frente a nosotras- habla de dos hombres a los que une la amistad desde hace muchos años, que han compartido casa, experiencias…pero que la vida -caprichosa- ha distanciado. Tomás (Javier Cámara) vive ahora en Canadá y Julián (Ricardo Darín) en Madrid. Cuando Tomás se entera, por la prima de Julián, de que este se encuentra en una situación crítica de su enfermedad decide coger un avión y hacerle una visita que durará cuatro días. -Destaco lo de los cuatro días porque saber este dato desde un principio ayuda al espectador a ir encajando momentos en un hilo temporal que parece que él mismo domina y ante las circunstancias que describe la película, a algunos nos ayuda tener la sensación de que vamos a poder controlar en cierto modo los hechos-.

En el momento en el que Tomás y Julián entran en contacto en la pantalla encontramos un elemento de conexión entre ambos que se llama Truman, y que no es otro que el viejo perro de Julián. A partir de este momento Truman va a tener un papel metafórico y elemental más que visual en el desarrollo psicológico de la trama.

A pesar de que Tomás inicialmente pretende hacer cambiar de opinióricardo_darin_y_truman_cortesia_19sep2015n a su amigo y convencerlo de que siga adelante con el tratamiento, la propia vida, el amor, la compasión -y los límites de la medicina moderna- le hacen abrir los ojos a una evidencia que el que no está en la situación muchas veces se niega a comprender.

Una película minimalista en términos de producción, magnífica a nivel de interpretación y mágica en el plano emocional, te lleva entre miradas y gestos a sucumbir con calma y elegancia al viaje final de alguien para quien seguro que es demasiado tarde para retroceder y demasiado pronto para marcharse.

Os añado un comentario personal en el videoblog y os invito a que nos dejéis el vuestro. ya sabéis que así seguimos haciendo comunidad y yo os lo agradezco ^^.