STEVE JOBS (2015)


MAGNÍFICA SUBLIMACIÓN DE LAS LIMITACIONES DEL BIOPIC

Calificación: 3/5

Una crítica de Luis López Belda

Estados Unidos, 2015.- 121 minutos.-
Director: Danny Boyle.-
Intérpretes: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff Daniels, Katherine Waterston, Sarah Snook, Michael Stuhlbarg, Perla Haney-Jardine, Adam Shapiro.-
DRAMA BIOGRAFICO.-

hqdefaultLos que me conocen saben que una de mis diversas cruzadas contra el Hollywood actual es contra su abuso de las biopics (películas biográficas) y, en general, la búsqueda de la inspiración en las historias basadas en hechos reales. Siempre he defendido que el tener que atenerse a lo realmente sucedido, limitaba la creatividad y la capacidad de fabulación inherente a la narración de historias. Pero ha tenido que llegar Aaron Sorkin (guionista de Algunos hombres buenos, La red social, Moneyball, El ala Oeste de la Casa Blanca, The newsroom –casi nada-) para taparme la boca. Este brillante escritor nos demuestra que el problema no estaba en la fuente de la que beber sino en la manera de utilizarla.

Sabedor de los peligros del subgénero, Sorkin se cubre las espaldas ante los agoreros que no disculpan ni una licencia poética y se marca un titánico ejercicio de concentración argumental, condensando, en tres instantes de vida, una biografía fundamental para entender la transición de la era contemporánea a la tecnológica (de la que hablaran los libros de historia más pronto que tarde). Y los momentos no son elegidos al azar. Son definitorios de un personaje que entendió a la perfección que la gente no quiere que le vendan un producto, sino un storytelling vital, la sensación de pertenencia a una vanguardia de visionarios que entienden antes que nadie lo que está por venir, en definitiva no quieren un qué sino un porqué como explica Simon Sinek en su teoría del Circle of Gold. https://www.youtube.com/watch?v=u4ZoJKF_VuA

13443-8202-Screen-Shot-2015-07-01-at-114543-AM-lEstos tres destellos fugaces en la vida de Jobs son las presentaciones de sus tres productos informáticos estrella. En las horas previas a esos momentos que parecen dar sentido a la vida del visionario, Sorkin concentra la mayoría de aspectos personales, profesionales y familiares que componen una visión fundamentalmente agridulce del personaje. Sorkin, demostrando su perspicacia e inteligencia, va de lo particular a lo general, golpeándonos con una reflexión especialmente lúgubre de los claroscuros de la filosofía del éxito capitalista, especialmente la estadounidense, en la que hay que dejar a atrás la honestidad, los valores y la vida personal si se quiere llegar a la cima, donde, por supuesto, siempre hace mucho frío.

Que Sorkin nos iba a regalar un portentoso libreto entraba dentro de las expectativas al igual que no podíamos esperar otra cosa de Michaelsteve-jobs_612x380_1 Fassbender y de mi idolatrada Kate Winslet que unas brillantísimas actuaciones que les han reportado sendas nominaciones a los Oscars, muy bien acompañados por la joven hija del gran actor secundario Sam Waterson, Katherine, que ya demostró su valía en la reciente y recomendable Puro vicio.

Sin embargo, era mucho más dudoso, por un lado, que necesitáramos una segunda biografía sobre el personaje tras la que llegó a nuestras pantallas hace un par de años interpretada por Ashton Kutcher y diversos documentales que han ido apareciendo últimamente. El film que nos ocupa supera con creces esas reticencias previas que muchos teníamos gracias a las virtudes antes reseñadas.

Pero la gran duda era si el, muchas veces, acelerado, efectista y vacuo Danny Boyle iba estar a la altura del guión y los actores que le habían tocado en suerte. Y hay que reconocerle que se porta bien y no estropea lo que tiene entre manos. Sin renunciar a su discutible estilo visual, lo suaviza, demostrando un notable trabajo de contención y una imaginativa experimentación con la evolución de las texturas de la fotografía cinematográfica, adecuándola a cada uno de los periodos narrados, desde principios de los 80 hasta los albores del siglo XXI.