EL LADRÓN DE SUEÑOS


Joaquín Juan
Joaquín Juan

Soy un malvado de leyenda,
un villano de excepción,
vuestra última sonrisa
y la promesa del terror.
Yo he sido Drácula, Rasputín,
Scaramanga y Fu­Manchú;
me he escondido tras las vendas
y me he dejado resucitar
por el doctor Frankenstein.
Como Rochefort,
he perseguido a D’Artagnan
y algo he tenido que ver con los personajes
de Sir Arthur Conan Doyle:
Henry Baskerville, Sherlock Holmes
y su hermano Mycroft.
Hay en mi semblante
vestigios de un miedo ancestral
que la edad no ha limado.
Peter Jackson y George Lucas,
que me conocen de antaño
y saben del dolor que me atormenta,
han requerido mis servicios
para Saruman el Blanco,
un mago a las órdenes de Mordor,
y el conde Dooku,
un sith a la sombra de Palpatine.

 

Soy un villano de leyenda,
un malvado de excepción.
En el fondo, siempre quise ser el héroe,
pero varias generaciones de niños
construyen sus pesadillas con mi rostro.
Me llamo Christopher Lee.