Spanish Western


Por Joaquín Juan

El pasado 8 de junio, El documental de La 2 emitió Spanish Western (http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-spanish-western/3628601/), un documental escrito y dirigido por Alberto Esteban que repasa la época de oro de las películas del oeste rodadas en Almería, sobre todo en el desierto de Tabernas, durante la década del sesenta y del setenta del siglo XX. Durante dos décadas, Almería se convirtió en tierra de promisión para los rodajes de exteriores de los spaghetti westerns, pero, poco a poco, ese plató natural fue languideciendo, si bien en los últimos años ha habido un intento por recuperar cierta actividad cinematográfica y por incentivar itinerarios turísticos relacionados con las películas rodadas allí.

Spanish Western es, fundamentalmente, un documental de testimonios en el que intervienen muchos de los protagonistas de aquella época, desde figurantes y extras hasta directores, productores y especialistas (Ricardo Palacios, Eugenio Martín, Álvaro de Luna, Paco Ardura, Román Gubern, Alfredo Mayo, Víctor Matellano y Juan Gabriel García, entre muchos otros). Cuenta también con entrevistas de archivo de gente como Sean Connery, Sergio Leone y Clint Eastwood, además de unas elaboradas animaciones que sirven para separar los diferentes bloques de contenido. En realidad, hay cinco bloques bien diferenciados: una introducción; la presentación de la realidad social de la Almería de la época, una de las provincias más pobres de España; el inicio de los rodajes; la llegada de Leone; y, por último, la época de la decadencia y el fin de los rodajes.

 

Al parecer, todo empezó con la película Oeil pour oeil (1957), dirigida por André Cayatte y protagonizada por Curd Jurgens. Eso sirvió como plataforma para dar a conocer el paisaje almeriense en el panorama cinematográfico internacional. Como muy bien señala Eugenio Martín en Spanish Western, Almería no solo supone un paisaje geográfico, sino también un paisaje humano, por la variedad de tipos y los rasgos de la gente que vive en una zona tan azotada por el sol. Buena parte de las películas del oeste que se rodaron durante esas dos décadas en Almería pueden considerarse cine de serie B, pero entonces llegó Sergio Leone y rodó sus westerns, que, si bien son considerados spaghetti westerns, lo cierto es que están valoradas entre las mejores películas de la historia del cine.

Aunque hace ya tiempo que el western vivió su edad de oro, se trata de un género guadiánico que reaparece una y otra vez. Desde hace cinco años, además, se celebra en Tabernas el Almería Western Film Festival, festival único en su género en Europa que, poco a poco, se ha ido consolidando y ya es una cita obligada en el panorama de festivales. De hecho, Spanish Western se proyectó allí durante la pasada edición del festival.

En fin, nunca es tarde para ir por primera vez a Fort Bravo, el plató de cine al aire libre más grande de toda Europa, que incluye una ciudad del Oeste y un poblado mexicano, donde se han rodado, entre otros títulos, La muerte tenía un precio (Per qualche dollaro in più, Sergio Leone, 1965), El bueno, el feo y el malo (Il buono, il brutto, il cattivo, Sergio Leone 1966) o la más reciente 800 balas (Álex de la Iglesia, 2002), pero también se puede visitar el poblado del Fraile, actual Mini Hollywood, que acaba de cumplir cincuenta años, o acercarse a Western Leone, que tuvo su origen en el rodaje de Hasta que llegó su hora (C’era una volta il west, Sergio Leone, 1968). Larga vida al western.