El violín que estaba destinado a salvar vidas

Cuando hace unas semanas mi madre me ofreció la posibilidad de ir al Teatro Principal de Alicante para ver a Malikian no dudé ni un segundo; había que formar parte de la historia de Violín.

ara-malikian.originalViolín, el violín de Ara, es el que da título al último disco del músico Libanés, La inceíble historia de Violín, publicado el pasado mes de octubre y seguido de una gira de veinte meses por todo el mundo. Pero este fin de semana nos tocaba disfrutarlo a nosotros.

Violín es la razón por la que existe Ara, y no hablo de existencia como concepto público o comercial, ni siquiera profesional. Literalmente, de no ser por Violín, Ara Malikian no habría nacido, voy a aclararlo. Durante el genocidio armenio que tuvo lugar entre 1915 y 1923 la familia Malikan fue asesinada casi en su totalidad junto a un millón y medio de personas más. Pero a uno de ellos, de los mas jóvenes, alguien le regaló un violín como pasaporte y lo infiltró en una banda de música que iba a salir del país; era el abuelo de Ara. Este muchacho nunca fue músico, pero llegó al Líbano y creó su propia familia y, como respeto a su historia y a su vida, convirtió a su hijo en violinista. Este a su vez, legó el violín con el que aprendió a tocar a su hijo, al que también supuso un pasaporte para ir a estudiar a Europa duranteAra-Malikian la guerra del Líbano. Ara tiene 48 años, y posiblemente también esté vivo gracias a violín. Pero no solo está vivo él, nos revive a todos con su música en sus conciertos y ayuda a vivir a muchos más con sus numerosas apariciones benéficas de ayuda a los refugiados ¿cuántas vidas seguirá salvando Violín?

El pasado viernes, durante el concierto en Alicante, Malikian nos contó todo esto con un sentido del humor envidiable. Nos llevó en su música hacia lo más profundo de sus emociones y nos dejó disfrutar de Violín durante más de tres horas. Así que solo podemos estar agradecidos porque nos haya dejado formar parte de esta increíble historia.

Por qué “Por trece razones” no es una serie para adolescentes (contiene muchos spoilers)

Tal y como anuncié en mi Facebook, me dispongo a explicar brevemente por qué considero que Por trece razones no es una serie para jóvenes ni una serie contra el bullying, ni siquiera una “serie denuncia”.
Para los que no estén familiarizados con el tema voy a tratar de resumir el argumento en pocas líneas:

Hannah Baker es una adolescente de dieciséis años que acaba de mudarse a un pueblo y de incorporarse como “la nueva” al instituto local. Hannah no tiene el perfil de chica marchosa, de animadora, deportista ni empollona; a decir verdad, Hannah es la típica muchacha que no destaca por nada. Poco tiempo después de empezar a vivir en su nueva casa conoce en una fiesta al primer amor de su vida, un muchacho popular con graves problemas emocionales y conflictos familiares, que se encarga de que la reputación aséptica de Hannah pase a resumirse en las primeras seis letras de la propia palabra reputación. Hannah, por supuesto, encaja mal esta situación, de la que se avergüenza profundamente y por la que empieza a sentirse incómoda en un entorno que apenas conoce todavía. La historia sigue, y a esta anécdota tristemente frecuente desde la aparición de las redes sociales y la facilidad que tienen los chavales de compartir imágenes y más cosas, se suman conflictos con amigos, otros desengaños amorosos, sentimientos de culpa, de traición, de vergüenza y de más vergüenza, para rematar con escándalos sexuales que colman el vaso de una criatura que opta, finalmente, por quitarse la vida. Ante esta decisión premeditada y fría, tal y como la presentan productores y guionistas, Hannah graba unas citas de cassette -sí, de
cassette (tiene sentido porque en este formato no es tan fácil viralizar el contenido)- en la que explica una por una las razones que la han llevado a querer morirse. Cada cara de cada cinta es una razón, y cada razón es una persona.

Este último hecho permite a los guionistas vender la serie con el gancho de una novela negra o una serie policíaca en la que la escena del crimen se presenta como desencadenante de la historia, en la que cada capítulo pertenece a la cara de una cinta y, por tanto, reduce la serie a 13 episodios.

Yo no voy a entrar en el análisis de la serie, en la producción ni en detalles técnicos; me voy a centrar exclusivamente en las razones por las que desde mi ámbito de trabajo, que es la psicología con adolescentes, no recomendaría a los padres que permitieran a sus hijos ver, tal y como está contada, la historia de Hannah. Procedo a la enumeración de mis observaciones:

1. Aunque aparentemente, por el resumen de la trama, puede venderse como una historia que presenta causas y consecuencias del bullying y, de hecho, este es el argumento que utiliza la productora para viralizar la serie, NO ES CIERTO. La trama que se presenta va mucho más allá del bullying. Si bien en los primeros capítulos vemos cómo los jóvenes son machistas, despectivos y soeces con Hannah así como con otros compañeros, y que realizan constantemente acciones humillantes hacia algún personaje -algo que sería útil para trabajar con los alumnos de secundaria-, todo ello deriva hacia la mitad de la serie en una cadena de agresiones sexuales terribles y explícitas que son las que verdaderamente conducen a las decisiones extremas. Por tanto, el valor del bullying y el valor educativo de la serie se diluyen hacia el capítulo seis para intensificar la acción en algo que sobrepasa el entorno escolar y el acoso.

2. No hay final feliz ni alternativa al desenlace: es lo que se podría llamar UNA TRAGEDIA en el sentido original de la palabra. No hay mensaje educativo, no hay oferta de alternativa, no hay escapatoria. Los chavales no pueden sacar ningún mensaje positivo de esta serie, pues los acontecimientos y el final son absolutamente desesperanzadores para cualquiera.

3. Presenta al centro educativo, a los especialistas y a los padres como inútiles e incapaces de hacer nada por encontrar soluciones. La crítica al sistema es negativa, haciendo hincapié en que los programas de prevención de los centros no funcionan, sin sugerir posibles soluciones. Culpabiliza a profesores y padres de no ver las señales que pueden llevar a los muchachos al suicidio, y tampoco ofrece la esperanza de una solución, más bien al contrario; en un momento dado, el orientador del centro da una charla a los padres en la que explica las señales que avisan de un suicidio, para en otra escena decir “una cosa es conocerlas y otra verlas, que no es tan fácil”. En mi opinión esto puede llevar a que los muchachos que sufren acoso y vean la serie dejen de creer que pueden ser ayudados y que la única vía de escape es la que elige la protagonista.

4. La última causa de las trece que se presentan en las cintas es el propio orientador del centro. Qué flaco favor estamos haciendo al sistema educativo, ridiculizando la figura que los alumnos deberían tener para apoyarse.

5. Hannah se suicida, sí, y es una decisión que toma premeditada y fríamente. En un elevado porcentaje de suicidios no estamos ante una decisión fría, sino todo lo contrario. Es una decisión impulsiva y nublada por una patología grave o una situación extrema. Estoy de acuerdo con que un público maduro puede ver y analizar y pensar al final que lo que nos presentan es un caso hipotético, pero ese mismo análisis no lo puede hacer una criatura de 13, 14 o 15 años que ve la serie. Lo que ve es que, analizando todos los factores y visto que la gente no cambia (como dice en un momento dado la propia protagonista), lo mejor es que “yo me quite de en medio y así ya no sufro más”. Sí, señores, eso se puede ver como apología del suicidio y tiene un grave efecto llamada (consulten a sus amigos periodistas por qué se evita citar la causa de la muerte cuando se trata de un suicidio).

6. Siguiendo con Hannah. La propia víctima hace en algunos capítulos plantearse quién es víctima de quién, ya que la trama “perdona” o “reconcilia” con el espectador a algunos de los personajes que en un principio parecen “los malos” y la protagonista parece haberse suicidado como venganza, dejando unas cintas narradas desde el rencor con un tono escandalosamente frío, unas cintas cuya finalidad es hundir la vida de aquellos que hundieron la suya, algo que consigue hacer, pero no precisamente con los personajes más culpables. Instrumentaliza el suicido y, por tanto, presenta una imagen romántica del suicida, que más allá de la muerte consigue su venganza. Por favor, ¿siguen queriendo vender que es una serie para ver en los institutos?

7. El último de los puntos que considero importantes para defender a los países que han restringido la serie a menores es la claridad con la que se presentan las escenas de suicidio y las violaciones. Un plano de cerca de un minuto fijo en la cara de la chica que está siendo violada o cómo la cuchilla de afeitar atraviesa sus muñecas dejando salir a chorro la sangre mientras una madre desesperada no puede hacer nada para frenar la muerte inminente de su hija en la bañera, hiere la sensibilidad de cualquier persona en su juicio. Hay una saña particular en la muestra de estas imágenes, justificada por los directores de la serie como herramienta para concienciar de la gravedad de la situación y evitar la indiferencia. Tienen razón, indiferente, desde luego, no deja, pero tampoco tengo claro sirva para algo bueno.

Quizá muchos de los que lean este artículo no estén de acuerdo conmigo. En fin, que a mi juicio no es una mala serie, pues genera intriga y engancha, pero por favor, que no caiga en manos de un adolescente víctima de acoso, porque el mensaje que va a recibir es de todo menos preventivo o esperanzador.

22 Ángeles

Quizá en los últimos meses, por circunstancias, me he vuelto más crítica. No sé si es mi culpa -que tengo ahora una mala perspectiva- o son los hechos -y estáis de acuerdo conmigo-, pero os voy a comentar lo que pienso de lo que se emitió ayer en TVE (y siempre tenéis la sección de comentarios para hacer réplicas y contrarréplicas).

Ayer, tras varios meses anunciando su estreno, la cadena nacional emitió por primera vez la película 22 Ángeles que, si no recuerdo mal, en un principio se había presentado como una serie de alta producción (y se ha quedado en un TV movie de sábado para hacer la siesta).

Nos encontramos anoche, a pesar de la expectativas,  ante una película con errores de script constantes, con un guión  totalmente aséptico lleno de incoherencias, una trama forzada y unos personajes históricos que nada tenían que ver con su historia.

Es fundamental dar a conocer a los médicos españoles que llevaron la vacuna de la viruela a ultramar, a los héroes que lograron que la viruela fuese la primera enfermedad erradicada en el mundo, a los creadores del sistema actual de vacunación. Pero la realidad es suficientemente buena y está bastante documentada como para que con dinero público se haga un panfleto amoroso y se destroce la historia.
Tengo la suerte de conocer los detalles de la vida de Isabel Zendal, no de Cendala, que se pasan por alto -o directamente se falsean- en esta película. Salvany fue un médico tísico con graves problemas que hicieron todavía más heróica su hazaña de salvar el mundo, no un playboy que consiguió su puesto a través de la picaresca. De Balmis existen evidencias para pensar que podía ser un caso de Asperger, que no hubiera formado parte nunca de determinadas escenas ni tramas de este film.

Muchos dirán que es una película, que ahí está la libertad del creador, del contador de historias, que la ficción es un milagro que nos ayuda a colorear la realidad y por supuesto, que esta historia está basada en una novela y no en los hechos reales. Bien, estoy de acuerdo, nada que discutir ante ese argumento salvo un matiz personal: ya que gastamos una barbaridad de dinero público en hacer una película sobre nuestros héroes, dignifiquemos y respetemos sus hazañas, no le quitemos a la gente las ganas de seguir conociendo su propia historia.