CADA NOCHE, CADA NOCHE

Autora: LOLA LOPEZ MONDEJAR.

aviles2 (1)
Por Manuel Avilés

Editorial: EDITORIAL SIRUELA.

Cada noche, cada noche es una novela inquietante y escabrosa. La autora proyecta en ella sus conocimientos – es psicóloga y psicoanalista- y nos intenta mostrar con una prosa cuidada y pulcra los vericuetos, los caminos retorcidos, las tinieblas y el fango entre los que se mueve un pederasta.

Dolores Schiller es la protagonista, aunque también lo son su propia madre y el abusador, Humbert Humbert.

Dolores conoce que padece una enfermedad incurable. Su padre, un hombre débil y silencioso, le entrega una caja con papeles escritos por su madre a la que no llegó siquiera a conocer.

Leyendo esos diarios maternos, Dolores deduce que su madre podría ser la protagonista real de la famosísima obra de Vladimir Nabokov, Lolita.

Ha ahí la novela en esencia: unas vidas que se cruzan y entrecruzan una y otra vez: el padre débil y ausente, la madre abusada en la infancia y adolescencia de manera brutal e inmisericorde, la hija que pretende descubrir y entender qué pasó y la corriente que se establece entre ella y el abusador al que va a conocer, trasladándose incluso hasta Suiza que es su lugar de residencia pues el pederasta vive cuando Dolores – hija de la Lolita abusada- alcanza la edad adulta.

Hay unas descripciones intimistas, hay una introspección constante y se desgranan los recuerdos de forma ágil pues la hija de la víctima busca “formarme de ella una imagen lo más clara posible, degustar cada palabra, recrear el espacio y el tiempo en que vivió…intentar concerla”. No hablo de Síndrome de Estocolmo en relación con el abusador, tampoco de la pulsión inevitable por ver y conocer lo odioso. No quiero reventar el libro, ya saben que es un cuidado que adopto siempre. Lo dejo para los lectores inteligentes y avezados que se sumerjan en esta interesantísima lectura.