diez consejos para ligar

Hacía calor, un calor de mil demonios, y su tanga sudoroso me tapaba el horizonte. Se

rafa
Rafa Zamorano

había sentado en uno de mis bordes, justo en el que daba al mar. Era lo único que veía, el mar; porque detrás de mí había un muro y, a mis lados, en dos hileras cuya extensión jamás llegué a conocer con exactitud, otras macetas como yo. Sus diversas plantitas-cabelleras obstruían toda visión lateral, con lo que sólo me quedaba el frente, y ahora el frente era la raja de un culo pringoso y bien entrado en años. Era asqueroso. Ser una maceta del paseo marítimo es una mierda. Uno no tiene potestad alguna. A veces también me toca ejercer la función de cenicero. Pasan por mi lado y me echan los cigarros encima. Cuando tengo suerte, se cercioran de apagarlos; cuando no, se limitan a dejar que se consuman lentamente sobre mis terrosas carnes. No saben lo que duele. La primera vez, si no llega a ser por un fulano que me escupió en toda la cara e hizo blanco en el cigarro que me estaba abrasando la nariz, me habría desgañitado la garganta. En comparación, soportar culos humanos no está tan mal. Sin embargo, las cosas siempre se pueden poner peor, y en ese momento yo estaba rezando por que no sucediera la catástrofe. Una catástrofe muy temida por todas las criaturas de mi género. Suele ser una catástrofe silenciosa, sin mucha alarma, cálida la mayor de las veces, fétida otras tantas. Su trasero se agitaba incómodo. Se inclinaba de un lado, se levantaba del otro. Yo no entendía muy bien qué significaba ese ritual; pero había escuchado historias de mis macetas vecinas, y todas coincidían en que ese balanceo precedía a la catástrofe, como cuando llega un tsunami y el agua de las playas se retira hacia dentro. Eso era, se acercaba la gran ola. Un último balanceo culminó la acción. A todas nos tocaba, y yo no iba a ser menos. La peste se extendió por todo mi cuerpo con rapidez, y tambaleó mi cabello-geranio. Nadie más se había percatado. La confidencia quedaría entre el culo y yo. La mujer se alejaría momentos después y yo nunca habría existido para ella. El olor persistió, al menos, dos horas. Ser una maceta es una mierda.

UN INFORME MUY POCO ANTROPOCÉNTRICO

rafa
Por Rafa Zamorano

Conexión interestelar, x<12m9o4Labg -es decir, hora terrestre: 15:05; región: tierra seca al sur, tierra verde al norte, mar por todos los costados menos por montañas al norte-, lalulilililola -es decir, saludos desde el quinto pino del Universo:

Aquí el agente Blablubliblu, enviado a las coordenadas 9ro3649edhsve del Universo, donde se encuentra el miniplaneta de seres compuestos de agua y carbono llamado Tierra, conocido por nosotros como A dónde va tu tía blarilalila lala qué pateolali Madre de Dios y del Amor Hermoso esto está a tomar por culo Nuestro Planeta es Mejor y más Céntrico; lo que dicho en nuestra lengua se expresaría sólo con el signo <, comunicándose con la intención de proporcionar el informe requerido por la Agencia Espacial Laluli, perteneciente a la Unión Espacial de Planetas Blablublianos y encargada de realizar estudios sobre especies “inteligentes” alrededor de todo el Universo.

Este es mi reporte:

“JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA LARULILARUL”UNVASOESUNVASOUNPLATOESUNPLATOMARIANORAJOYALALAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJALARA LUL”ELCAFÉCONLECHEESCOMOELCAFÉPEROCONLECHEPAULOCOELHOALAIALA IALAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAPORFAVORSACAD MEDEAQUÍLALULIJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”¿YLAEUROPEA?MARIANORAJOYJAJAJAJAJAJAJAJAJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJADIOSJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAMariano-RajoyJ AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”.

Hasta aquí mi reporte. Cambio y corto.

Lo que el viento se llevó

rafa
Por Rafa Zamorano

Y sabéis que los domingos toca reírse un raro con Pajas mentales y otros cuentos y aquí va, en resumen, “la vida y la obra de un pedo” según nuestro cronista dominguero Rafa Zamorano.

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

Hola, soy un pedo; o como a los humanos os gusta decir en las cenas de gala, una flatulencia. Yo, personalmente, creo que flatulencia es una palabra más obscena que pedo, pero hace tiempo que dejó de importar lo que dijera, y mucho más lo que pensase. Ahora me encuentro en una de las capas de la atmósfera -no sé cuál-, flotando sin rumbo y expandiéndome junto con otros compañeros de viaje. El lento trayecto hasta estas alturas, largo y sin esperanza, me ha dado la oportunidad de sumirme en una reflexión sobre mi existencia. Esto era, realmente, lo que venía a contar.

Nací con disimulo, de tinieblas volcánicas, sin temblores ni gemidos, un parto indoloro. No 240_F_40650792_77JY0Y9pA0XHvgmO8dGWisCkyKl9ziywsé si de hombre o de mujer -o cualquier otro animal sobre la faz de la tierra-, pero prefiero pensar que fui engendrado en vientre humano, por eso que dicen por aquí arriba de la sangre azul. Los pedos de vaca están muy mal considerados; de igual modo lo están los de perro y los de cabra. Los de humano tenemos un porte nobiliario, y somos respetados. Quizá, algún día, nos llegue el turno de la veneración.

La vida de un pedo es corta y desagradable. En muchas ocasiones, somos maltratados por ráfagas de viento y golpes de sábana incomprensibles, por el repudio de nuestros progenitores, su silencio descabellado y atroz, su inhumana indiferencia; porque todos saben que estamos ahí, pero nadie habla, nadie se atreve a mencionar nuestro nombre. Somos los innombrables, los que aman sin ser amados.

Nada más llegar al mundo, normalmente tras un mal empacho, comienza nuestro dolor. Es por esto que muchos pedos se han unido en congregaciones y desarrollado corrientes de pensamiento. Algunos, ya en el límite de su tormento, han llegado a afirmar que el mundo no existe y que en realidad no somos pedos, sino malas reencarnaciones, pero que en una vida futura seremos de nuevo dignos de existir.

¡Malas reencarnaciones! Pero ¿qué puede ser mejor que un pedo? No hay nada malo enSM058S-Hojas-al-viento-Posteres flotar y expandirse; aunque sí es verdad que pasados unos instantes desde nuestro nacimiento, perdemos nuestra principal facultad: el olor. Algunos hasta nacen sin ella. Este hecho ha llevado a pensar a muchos pedos que la juventud es efímera, y han compuesto poemas al respecto. Otros han desarrollado teorías eugenésicas, con las que dan a entender que sólo los pedos más olorosos tienen derecho a reproducirse.

Todo es un sinsentido. Ni siquiera sé si es cierta la muerte. Nosotros llamamos muerte a cuando un pedo se ha expandido tanto que no puede articular palabra o moverse por sí solo. Pero quién sabe si seguirá sintiendo, y pensando. Tengo miedo de que llegue ese día. Tengo miedo, y temo que ese momento ya haya llegado.