Alifornia

Eduardo Boix

Como siempre he dicho vivimos en una zona privilegiada. El mediterráneo es un espejo donde mirarse en tiempos tan inciertos. Pasear por Alicante cada día, es mas reconfortante a pesar de muchas cosas. La ciudad de Alicante se ha convertido en el centro neurálgico de las quedadas de la provincia. El “tardeo” es una buena forma de relacionarse, siempre alrededor de una mesa, como bien sabemos hacer los españoles. Podriamos Afirmar que la calle Castaños, es el centro neurálgico de todo. El santa santorum del ir y venir de gentes de cien mil raleas, un espacio único en el mundo.

Pero no solo es esa zona. Todo Alicante esta de moda, la nueva California o Alifornia como se la ha empezado a denominar. Su sol, su gente, su gastronomía son grandes atractivos para los visitantes y para los habitantes de la zona. La ciudad de la luz es un bello lugar donde perderse. Alifornia es un concepto que traspasa fronteras, estamos en el centro mapa del ocio mundial y se percibe por e turismo que genera cada iniciativa que se crea. Queda mucho por hacer, por supuesto, no hemos creado ni la milésima parte de lo que puede llegar a ser pero estamos en el camino.

El turismo debe ser la base de todo, nuestra bandera mas firme y eso no se consigue solo con el sector hostelero. La CULTURA en mayúsculas debe ser una punta de lanza. Tal vez es el sector donde mas podríamos crecer. A ver si las autoridades competentes comienzan a creérselo y ven Alicante como lo que es, el gran puerto de la cultura mundial, el próximo referente, la joya de la corona.

#ElSaborDeLasPalabras | Espido Freire

Después de ciertos problemas con el blog, vuelvo a la carga. Hace unas semanas que el blog desapareció por problemas técnicos, y desde mediados de septiembre he tenido algunas dificultades para resolver estos asuntos (esencialmente falta de tiempo). Ahora voy a intentar actualizar los eventos que han indo transcurriendo y dejando los vídeos resumen de esas jornadas increíbles.

En el vídeo que voy a subir a este post es del 14 de octubre, día en el que Espido Freire vino a Alicante a formar parte del ciclo #ElSaborDeLasPalabras. Veréis que, en contra de lo que muchos creían, la demanda de cultura en Alicante es bastante elevada y por suerte o por desgracia nos faltaron asientos tanto en la conferencia como en la cena. Aquí os dejo el vídeo, porque dicen que una imagen vale más que mil palabras, y aquí van muchas imágenes.

Las quejas

Eduardo Boix

Solemos quejarnos de todo. Del calor en verano y del frío en invierno, del servicio de los bares, de los precios en el supermercado ó de los gritos de la vecina a altas horas de la noche. Somos materialmente sensibles pero es lo que hay. Somos una especie gritona y ruidosa, somos españoles y con un carácter marcadamente latino. No sabemos ser de otra forma es nuestra seña de identidad, lo llevamos en el ADN. Muchas de nuestras quejas son fundadas, otras no tanto y a veces nos quejamos de vicio, porque no tenemos razones para ello.

Siempre nos hemos quejado de que la cultura Alicantina no funciona o no recibe apoyos institucionales. Tendemos a creer siempre que lo nuestro, como artistas, siempre es lo mejor, lo que mas vale. Como espectadores también estamos seguros de que lo que nos gusta a nosotros es lo que vale y nada más. Somos así de egocéntricos, lo nuestro es lo mejor lo de lo demás no sirve. La gestión cultural no es tarea sencilla, juegan muchos factores en contra, pero Alicante ciudad y provincia tiene muchas actividades en las que disfrutas, muchos eventos a los que acudir. Festivales de cine, ferias del libro, recitales de poesía, presentaciones de libro, festivales de música de diversa índole(jazz, negra, etc.), actividades al aire libre. A pesar de todo esto sigo escuchando de vez en cuando frases del tipo “En Alicante no hay cultura” o “aquí no se hace nada”, pero luego no van a nada de lo que se hace ni apoyan nada de lo que hay. Esto es un mal muy humano llamado envidia, si no es mío no vale, lo quiero mío. Por suerte estamos en un buen momento en el sureste español, la creatividad se desborda y las redes sociales han abierto la puerta al campo. Que siga la racha.