El violín que estaba destinado a salvar vidas

Cuando hace unas semanas mi madre me ofreció la posibilidad de ir al Teatro Principal de Alicante para ver a Malikian no dudé ni un segundo; había que formar parte de la historia de Violín.

ara-malikian.originalViolín, el violín de Ara, es el que da título al último disco del músico Libanés, La inceíble historia de Violín, publicado el pasado mes de octubre y seguido de una gira de veinte meses por todo el mundo. Pero este fin de semana nos tocaba disfrutarlo a nosotros.

Violín es la razón por la que existe Ara, y no hablo de existencia como concepto público o comercial, ni siquiera profesional. Literalmente, de no ser por Violín, Ara Malikian no habría nacido, voy a aclararlo. Durante el genocidio armenio que tuvo lugar entre 1915 y 1923 la familia Malikan fue asesinada casi en su totalidad junto a un millón y medio de personas más. Pero a uno de ellos, de los mas jóvenes, alguien le regaló un violín como pasaporte y lo infiltró en una banda de música que iba a salir del país; era el abuelo de Ara. Este muchacho nunca fue músico, pero llegó al Líbano y creó su propia familia y, como respeto a su historia y a su vida, convirtió a su hijo en violinista. Este a su vez, legó el violín con el que aprendió a tocar a su hijo, al que también supuso un pasaporte para ir a estudiar a Europa duranteAra-Malikian la guerra del Líbano. Ara tiene 48 años, y posiblemente también esté vivo gracias a violín. Pero no solo está vivo él, nos revive a todos con su música en sus conciertos y ayuda a vivir a muchos más con sus numerosas apariciones benéficas de ayuda a los refugiados ¿cuántas vidas seguirá salvando Violín?

El pasado viernes, durante el concierto en Alicante, Malikian nos contó todo esto con un sentido del humor envidiable. Nos llevó en su música hacia lo más profundo de sus emociones y nos dejó disfrutar de Violín durante más de tres horas. Así que solo podemos estar agradecidos porque nos haya dejado formar parte de esta increíble historia.