Recursos Inhumanos, de Pierre Lemaitre

Recursos inhumanos
Pierre Lemaitre
Alfaguara Editorial
Traducción de Juan Carlos Durán Romero
Título original. Cadres noirs
390 Páginas
19,90 €

Hace unas semanas, y a raíz de leer una reseña en la prensa, que me hice con la última obra de Pierre Lemaitre publicada en España y titulada Recursos Inhumanos.
imagesEs de sobra conocida la magistral trayectoria de Lemaitre dentro del género negro. Su capacidad para sorprender al lector y transportarlo a la atmósfera de los protagonistas hacen de él un clásico en vida. Y cuando el escritor es bueno las normas no existen y Lemaitre se puede permitir romper con su propio estilo, con sus propios temas, con su propia trayectoria y plantarte delante una obra inesperada y abrumadora.

Alain Delambre es un hombre que pasa ya de los cincuenta años, un directivo que ha estado en lo más alto de la pirámide laboral y que se ve, desde hace cuatro años, en parorecursos-inhumanos-pierre-lemaitre-libreria-javier y sin esperanzas. Consigue sobrevivir de mala manera trabajando en la paquetería de una empresa farmacéutica y llevando a casa cantidades rídiculas de dinero. Su desesperación sale a la luz cuando siente que un superior le ha faltado al respeto y de pronto, como si una bestia dormida dentro de él hubiera despertado,  le golpea en la cabeza. Esta acción acarrea el despido inmediato y una demanda por daños físicos. Alain Delambre no solo estaba en caida libre, estaba a punto de estrellarse. De pronto, la llamada de una empresa de contratación rompe sus esquemas.

La brutalidad, la tensión, la fluidez y la facilidad con la que se desarrollan los acontecimientos a partir de esa llamada consiguen transportar al lector a sus peores emociones. Como si se tratase de una sesión de hipnosis, uno descubre lo peor y lo mejor de sí mismo, planteándose constantemente cómo reaccionaría ante las diferentes situaciones presentadas. La crisis, el paro, la desesperación y el sentimiento de inutilidad pueden llevar a cualquiera a convertirse, sin darse apenas cuenta, en un monstruo. Lo malo de los monstruos es que nunca vienen solos.

Nunca he sido un hombre violento. No me viene a la memoria ningún momento en el que haya querido matar a nadie. Sí que he tenido ataques de ira de vez en cuando, pero nunca la voluntad real de hacer daño. De destruir. Así que, claro, estoy sorprendido.

Tardé 4 días en leer Recursos Inhumanos, una marca histórica en mi caso, ya que lo hice sin haber llegado todavía a mi periodo vacacional. Es una de las mejores obras que he leído los últimos meses y que recomiento con absoluta sinceridad. Espero que os hagáis con ella y que participéis en los comentarios de este post dándonos vuestra visión de la obra.